¿A qué nos referimos cuándo hablamos de una ración de hidratos de carbono?

 

El incremento de la glucemia después de las comidas depende sobre todo de la cantidad de hidratos de carbono ingeridos. Por tanto, no sólo hay que saber si un alimento aporta más o menos hidratos de carbono, sino también se tiene que calcular la cantidad de alimento que se va a tomar. Para ayudarnos a hacerlo, se ha desarrollado el "sistema de raciones de 10 g de hidratos de carbono", que consiste en dividir los alimentos en porciones que aporten 10 g de hidratos de carbono:

1 ración de hidratos = cantidad de alimento que contiene 10 g de hidratos de carbono

Por ejemplo, una ración de pan blanco son 20 g, porque 20 g de pan blanco aportan 10 g de hidratos de carbono.

El sistema de raciones nos permite hacer intercambios entre diferentes alimentos. Por ejemplo, se puede cambiar una ración de pan blanco (20 g de pan blanco) por una de albaricoques (150 g de albaricoques) o una de manzana (100 g de manzana), ya que todas ellas aportan 10 g de hidratos de carbono.

Bibliografía

logo footer diabalance pascual

Buscador (móvil)