En www.diabalance.com utilizamos cookies, propias y de terceros, para garantizar la navegación por el sitio web y mejorar nuestros servicios, así como mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que consiente su uso. Acceda a nuestra Política de cookies para obtener información adicional sobre las cookies utilizadas, su finalidad y la forma de gestionarlas.

El consumo de grasa en personas con diabetes

El cuerpo humano necesita consumir grasas para funcionar adecuadamente pero su consumo ha contado durante los últimos años con muy mala fama, no sólo porque pueden ser una de las causas para el desarrollo de obesidad sino también por su asociación con las enfermedades cardiovasculares. Pero más importante que el total de grasa que se come es el tipo.

tiposdegrasas

Los alimentos presentan diferentes tipos de ácidos grasos: saturados, monoinsaturados y polinsaturados, los dos últimos considerados “saludables” y el otro como “menos saludable”. Una dieta equilibrada debe contener una correcta proporción de ácidos grasos aunque deberán estar en mayor proporción los ácidos grasos insaturados.

Según un estudio, dirigido por Dariush Mozaffarian decano de la Escuela Friedman de Nutrición y Ciencias Políticas en la Universidad de Tufts (Boston, Estados Unidos) , y Fumiaki Imamura, de la MRC de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), comer más grasas no saturadas, especialmente grasas poliinsaturadas, en lugar de carbohidratos en la dieta, reduce los niveles de azúcar en la sangre y mejora la resistencia a la insulina y la secreción.

¿Qué alimentos contienen grasas no saturadas?

Las grasas poliinsaturadas son grasas "saludables". Se pueden encontrar en el aceite girasol, las nueces, las semillas de calabaza y el aceite de soja entre otros. También son saludables las grasas monoinsaturadas que puedes encontrar en el aguacate, el aceite de oliva, la mantequilla de cacahuete o el ajonjolí. Por último, no podemos olvidar los ácidos grasos omega 3, presentes en los pescados azules como atún, caballa, sardina o salmón, así como en algunos alimentos de origen vegetal como el tofú, derivados de la soja y frutos secos.

Estos alimentos, como todas las grasas, a pesar de sus beneficios tienen un alto contenido en calorías por lo que tendrá que consultar con su nutricionista cómo incluirlas en su plan de alimentación.

¿Qué alimentos nos aportan grasas menos saludables?

Las grasas saturadas elevan el nivel de colesterol en sangre, aumentando el riesgo de enfermedades del corazón, por esa razón las personas con diabetes deben limitar su consumo.

Podemos encontrarlas en algunos derivados lácteos, carnes rojas, carnes procesadas, piel de aves, salsas, chocolate, aceite de palma o aceite de coco entre otros.  En este grupo también se incluyen las grasas trans, grasas de origen vegetal que debido a un proceso de transformación industrial actúan como grasa saturadas y pueden elevar el nivel de colesterol. Están presentes en los alimentos elaborados, los productos de repostería industrial,  la margarina, las patatas fritas o la comida rápida. Según el último estudio de AECOSAN en España el contenido de ácidos grsos trans en la mayoría de los grupos de alimentos presentan un porcentaje de AGT inferior al 2 % con respectos a la grasa total.

Como recomendación final, recuerda que la clave de una dieta equilibrada está en la variedad y moderación.

logo footer new

Buscador (móvil)