En www.diabalance.com utilizamos cookies, propias y de terceros, para garantizar la navegación por el sitio web y mejorar nuestros servicios, así como mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que consiente su uso. Acceda a nuestra Política de cookies para obtener información adicional sobre las cookies utilizadas, su finalidad y la forma de gestionarlas.

Cáncer, diabetes y obesidad

 Tanto la diabetes como el cáncer son enfermedades frecuentes y ambas están influenciadas por múltiples factores, unos genéticos y otros ambientales, pero según los últimos estudios, los kilos de más y el sedentarismo se convierten en un factor de riesgo añadido (así lo afirma Felipe Casanova, Jefe de la Unidad de Endocrinología del Hospital Clínico de Santiago de Compostela). La obesidad por tanto es un punto de referencia a partir del cual la diabetes puede convertirse en el desencadenante de un proceso tumoral.

Web 790x380

Según un reciente estudio publicado en The Lancet Diabetes Endocronology realizado por un equipo del Imperial College de Londres, tener un índice de grasa corporal alto y ser diabético estaban detrás del 6% de los cánceres diagnosticados en 2012. Entre los resultados principales, destaca que la obesidad y la diabetes combinadas están detrás del 25% de los tumores de hígado y de cerca de un 30% de los de útero. Como factores de riesgo individuales, el sobrepeso es responsable del doble de cánceres que la diabetes: 544.300 casos se atribuyeron a un IMC elevado (equivalente al 3,9 por ciento de todos los cánceres) y 280.100 a la diabetes (equivalente al 2 por ciento).

442 millones de adultos tienen diabetes, es decir, una de cada 11 personas y España es el segundo país de Europa con más obesos, uno de cada seis españoles, y las previsiones estiman que esos número seguirán en alza (OMS).  A menos que haya un mejor control de la diabetes y la obesidad, el aumento de los casos de cáncer será significativo. Por esa razón los investigadores reclaman que es urgente que se pongan en marcha campañas de salud pública con medidas de prevención, control y revisión efectivas, que promuevan el consumo de alimentos saludables y un estilo de vida más activo.

¿Qué podemos hacer nosotros? Es importante llevar una alimentación rica en fibra, baja en azúcares simples y baja en grasas saturadas, que permita controlar los niveles de glucosa en sangre. Además, el aumento de la actividad física diaria juega un papel fundamental en el mantenimiento de la pérdida de peso y el control de la diabetes.

logo footer diabalance pascual

Buscador (móvil)