Coma diabético

Si la diabetes no se trata adecuadamente, la glucosa en sangre puede aumentar descontroladamente. Cuando esto ocurre de forma persistente, el cuerpo intenta obtener energía a partir de los ácidos grasos libres, lo que conlleva un aumento en la producción de cuerpos cetónicos (acetona). Si las consecuencias de este desarreglo metabólico se prolongan en el tiempo, el enfermo puede entrar en coma cetoacidótico o diabético. Los signos de alerta de coma diabético son: cefalea difusa, fatiga, sed muy intensa, dolor epigástrico, náuseas, vómitos, labios secos, cara encendida y ojos hundidos. La temperatura suele elevarse para bajar después; desciende la presión sanguínea sistólica y puede producirse un colapso circulatorio.

logo footer diabalance pascual

Buscador (móvil)